BUSCA PLAYA >>>

LOCALIZA EN EL MAPA LAS PLAYAS DONDE ESTAMOS Y SELECCIONA TU PRÓXIMA SALIDA

DIARIO DE VIAJES >>

EMPIEZA EL FESTIVAL, 25-30 NUDOS EN EL PARAÍSO

SEGURAMENTE UNO DE LOS SPOTS MÁS INCREÍBLES EN LOS QUE HAYA ESTADO



>>>>TOMÁS. CASTELLÓN/

AGOSTO 2011

KITECRUISE:
MALDIVAS

El viaje comienza en la T4 del Aeropuerto de Barajas donde a las 15:25 del 7 de agosto volamos con escala en Dubai con la más que recomendable compañia Fly Emirates (excepcional en todos los aspectos), finalmente a las 8:30 hora local aterrizamos en el aeropuerto de Malé (capital de Maldivas), un curioso aeropuerto situado en un atolon anexo a la capital: Male, cuya pista de aterrizaje parece literalmente flotando en el mar. 

  

Durante el viaje ya pudimos ir conociendo a nuestros compañeros de aventuras: Gorka, Mª Jose, Sergio, Natalia, Cesar, Carla, Jesús, Miriam, Javier, Saray y Lupe, completaban el equipo que era amablemente recibido a la salida del aeropuerto, para inmeditamente después, mediante el barco de apoyo que nos acompañó durante toda la travesía llevarnos al fabuloso Nautilus Two. 

  

Nada más llegar y tras inspeccionar lo que sería nuestro habitat durante los próximos días, nos sentimos más que complacidos, la publicdad no defraudaba en absoluto, magnificos camarotes, jacuzzi en cubierta, lujoso comedor y terraza superior increíble. Así pues y tras unos refrescos y unas palabras del Capitan Lois, partimos rumbo hacia nuestro primer destino (la travesía transcurrió por diversas islas de nombre irreproducible de Soth Malé Atoll), al cabo de unas 2 horas llegamos a un pequeño atolón donde pudimos disfrutar de un refrescante baño, luego la comida a bordo (arroces, pastas, ensaladas, pescado, pollo, fruta,...) con un ligero (o no dependiendo del plato) toque de picante caracteristico del lugar, cocinada por el simpatiquísimo y siempre sonriente, cocinero nepalí, que formaba parte de la amabilisima tripulación.  

  

Al día siguiente y tras un necesario y reparador descanso ponemos rumbo a una preciosa isla turística, donde el grupo se va a dividir: los buceadores podrán contemplar el magnífico mundo submarino, y el resto vamos a hacer snorkel con mantas rayas. Durante la travesía contemplamos como diversos grupos de delfines nos acompañaban en el trayecto, y como lo prometido es deuda, tras la inmersión del primer grupo vamos en busca del objetivo, y a los pocos minutos nos encontramos junto a varias mantas rayas nadando junto a ellas, disfrutando de la majestuosidad con la que se desplazan en el mar. Más tarde reencuentro, compartiendo con entusiamo las experiencias.  

  

 

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

Ponemos rumbo a otra isla habitada por dos pakistanies, ya algo impacientes porque el viento se mostraba algo remolon, y tras reponer fuerzas nos disponemos a conocer nuestro nuevo destino, allí nos recibe uno de los habitantes y aprovechamos para darnos un baño en un agua de una tonalidad y transparencia espectacular, después relax total en unas hamacas colgantes, snorkel y bautismo de buceo e inmesiones para los que querían.  

  

Como todo no podía ser tranquilidad al día siguiente llega el "big day", por la tarde el cielo se pone negro como si se fuera a acabar el mundo,..., y empieza el festival 25-30 nudos en el paraiso, todos montamos como locos y comienza una increíble sesión de kite, a última hora el viento se refuerza aún más, los lancheros tiene trabajo extra con algún que otro rescate de algún kiter que tiene dificultades para regresar, al final todo sale bien y en la cena y posterior tertulia en cubierta se suceden los comentarios sobre la gran navegada. Agotados nos vamos a dormir....., sin embargo al amanecer se oye un grito...vientooooooooooooo, rápidamente saltamos de la cama para en segurndos volver al islote, montaje, y de nuevo al agua..., esta vez unos 17 nudos que dura una hora y media aproximadamente.  

  

Nuestro próximo destino es una preciosa isla de pescadores donde llegamos después de comer y nos disponemos a conocer, tras las pertinentes indicaciones en los vestidos de las féminas (hay que recordar que su cultura es islamica), la isla, allí pudimos realizar algunas compras y contemplar los murciélagos más grandes que habíamos visto en nuestra vida, a la hora pactada volvemos al barco donde nos quedamos extasiados con el precioso atardecer de que fuimos testigos, todo el grupo en la terraza del barco, nos encontramos mirando como el sol desaparecía en el horizonte en una imagen que nos recordaba que estabamos en un auténtico paraíso.  

  

Al día siguiente nuevo destino, una isla turística en cuyo extremo había un brazo de arena que conformaba una increíble laguna con un barco hundido al fondo cerca del arrecife, seguramente uno de los sptos más increibles que en los que haya estado, así pues y tras el desembarco y una ligera brisa cruzamos los dedos para que el viento se intensificase. Nuetro plegarias tuvieron cierto efecto puesto que la intensidad sube entre 14-16 nudos y podemos disfrutar de tan fantástico spot.  

  

Al anochecer tenemos que finalizar la que sería nuestra última sesión de kite en el paraiso.    

  

Los siguientes dos días y tras una parada en otra isla con un snorkel espectacular, nuevo destino en un pequeño atolón donde tuvimos dos agradable y gastronómicas sorpresas, una noche nos prepararon una suculenta cena con antorchas y una gigante figura hecha de arena de un tiburón ballena, la noche siguiente degustación de platos típicos maldivianos.  

  

Estos días disfrutamos a fondo del snorkel con un paisaje submarino que me tenia absolutamente hipnotizado (había todo tipo de peces de todas las formas y colores imaginables) incluido el avistamiento de un tiburón de arrecife por unos cuantos del grupo.  

  

Tristemente llega el regreso, con visita incluida a Malé, ciudad bulliciosa donde las haya que recordaba a esas ciudades indias donde cruzar la calle es una autentica aventura. Por último agradecer al Capitan Lois y toda su tripulación el magnífico trato dispensado y todas sus atenciones, y a mis compañero/as de aventura por que hicieron posible que tuvieramos unas vacaciones esplendidas. 

>>

KITECRUISE:

MALDIVAS

 
VER DESTINO >> COMPARTIR